Nuevo blogger

Desde el inicio de este año 2011, este blog pasa a escribirlo mi personaje más admirado, el jardinero. No es un ser irreal, pues tiene existencia en ese mundo que se halla más allá del tiempo y del espacio, en el Alam al-Mithal de los místicos sufíes, lo que Jung hubiera llamado el inconsciente colectivo.
Quién sabe, quizás sea él un ser real, y yo un personaje de su imaginación.
Grian

16 feb. 2011

Dejar de pensar

El otro día encontré a la joven de los ojos negros a la orilla del estanque, ensimismada en sus reflexiones.
     —Si piensas tanto, te vas a alejar de ti misma —le dije en voz muy baja, para no sobresaltarla.
     Ella se volvió hacia mí con un gesto de extrañeza.
     —¿Acaso se puede no pensar, jardinero? —me preguntó ella con una sombra de duda.
     —¡Claro que se puede! —exclamé mientras me sentaba a su lado, sobre una roca.
     —¿Y cómo se hace eso?
     —Para estas cosas no existe el cómo —respondí—. Seguro que, en más de una ocasión, has dejado de pensar. Lo que pasa es que no te has dado cuenta.
     La joven de los ojos negros no dijo nada. Se limitó a interrogarme con la mirada.
     —Cuando contemplas el estanque y te sumes en el silencio —continué—, o cuando observas la puesta del sol en una tarde luminosa, ¿no te ha ocurrido nunca que, de pronto, has sentido una profunda paz?
     —Sí. Me ha pasado muchas veces —respondió.
     —Pues, justo un instante antes, habías dejado de pensar —concluí.
     Una leve brisa agitó los negros mechones de su cabello sobre su cara.
     —Pero lo malo de darte cuenta de que has dejado de pensar es que, en ese mismo momento, vuelves a pensar, al decirte «¡He dejado de pensar!» —añadí con una sonrisa traviesa.
     —Y, entonces, ¿cómo se consigue no pensar y ser consciente de que no estás pensando? —preguntó ella.
     —Tampoco hay un cómo aquí. Simplemente, sucede.
     —¿Y por qué dices que si pienso tanto me voy a alejar de mí misma? —preguntó ella retomando mis primeras palabras.
     —Porque cuando dejas de pensar es cuando eres realmente TÚ —respondí.
     —¿Es que, cuando pienso, no soy yo?
     —Bueno… podríamos decir que eres tú, pero con un montón de capas encima, que no te dejan verte con claridad —le expliqué—. Es un tú más pequeñito y asustado, lleno de ideas preconcebidas sobre sí mismo, aferrado a sus recuerdos y, de ahí, prisionero del tiempo.
     —¿Quieres decir que mi verdadero yo no es prisionero del tiempo?
     —Tu verdadero TÚ, ése que queda cuando dejas de pensar, vive en el presente y, por tanto, en la eternidad —contesté—. No tiene recuerdos y, por eso, tampoco tiene una imagen de sí mismo, ni condicionantes que le digan cómo es y cómo debe de actuar o sentir. Simplemente ES, sin más capas ni añadidos, y le basta ese sencillo SER para encontrar la paz.
     —Creo que te entiendo, jardinero —dijo la muchacha mientras dejaba perder de nuevo su mirada en la superficie cristalina del estanque.
     Guardamos silencio los dos, y nos entregamos a la contemplación del universo que había ante nuestros ojos.
     Y supongo que, durante algunos instantes, los dos dejamos de pensar… y dejamos de ser dos.

Enviar a Apezz

3 comentarios:

  1. A veces lo consigo, dejar de pensar,la mayor parte del tiempo soy consciente de que estoy horrorosamente enmarañada en un caos de pensamientos que van y vienen. Hace poco leía que la naturaleza aborrece el vacío (VW) y que a nivel cerebral esto quería decir que cuando la "mente pensante" no está activa es la "mente sintiente", es decir, los receptores endocrinos y por ende las emociones, las que toman el control. En la mayor parte de los casos empiezo a pensar que creemos que pensamos pero en realidad racionalizamos emociones. Se me ocurre que, cuando la mente no está ocupada en algo puramente funcional, y para evitar que la mente emocional nos arrebate la paz, deberá haber una tercera mente en la que refugiarnos, pero acceder a ella es difícil sin entrenamiento.
    La superficie del estanque es una imagen excelente.

    ResponderEliminar
  2. Me crucé con el Jardinero cuando éste regresaba a la cabaña. Inmediatamente noté la quietud manifiesta en su rostro. Tal vez por ello no me atreviera a preguntarle nada, tan sólo compuse una leve sonrisa cuando, ya cerca de mía, nos encontramos con la mirada.
    A lo lejos, junto a la alberca, divisé a la muchacha de los ojos negros ensimismada en el verdor del agua. Perdida o quizá encontrada en algún lugar donde el silencio toma la palabra.

    El Joven de la M.S.

    ResponderEliminar
  3. Estrella Camino25/2/11 8:47

    Meditación...

    ResponderEliminar

Libros de Grian

Grian en el Instituto Cervantes